201805.04
0
0

Un joven cumpliendo sueños

Todos los días, Rosemberg Morales Cruz, se levanta de la cama para iniciar una vida de servicio. Es un joven emprendedor que no cree en límites ni barreras para lograr sus sueños. Tiene 20 años y vive en la vereda San José de Bosa, al sur de Bogotá, con su grupo familiar integrado por su abuela y por su compañera de baile.

Todos los días, Rosemberg Morales Cruz, se levanta de la cama para iniciar una vida de servicio. Es un joven emprendedor que no cree en límites ni barreras para lograr sus sueños. Tiene 20 años y vive en la vereda San José de Bosa, al sur de Bogotá, con su grupo familiar integrado por su abuela y por su compañera de baile.
A través de su experiencia personal ha logrado enfrentar con éxito todos los retos de una vida de arduo trabajo, tanto en el campo económico como en el familiar. Rosemberg hace parte de la población con discapacidad que habita en Bogotá. Ha sido cuidador de su abuela, quien también tiene una discapacidad, y deja en claro que esta situación no es una limitante para él. Al contrario, sabe que es su responsabilidad y esto lo motiva a desarrollarse como persona.


Su propósito es hacer realidad los sueños de otros jóvenes que, como él, padecen algún tipo de discapacidad. Es una persona que se destaca por su carisma y entrega con los demás integrantes de laAsociación Multiactiva Fusión Fantasía. Su capacidad de trabajo y superación lo llevó a liderar este proyecto encaminado a visibilizar a jóvenes con algún tipo de discapacidad, con el fin de demostrarles que no existen barreras para hacer realidad los sueños.
Por esa razón, durante los últimos años lideró procesos de divulgación y reconocimiento de los derechos y deberes de la población con discapacidad, mediante la promoción de danzas culturales en la localidad de Bosa. Paralelamente a su trabajo social, Rosemberg viene preparándose en temas de liderazgo y participación ciudadana y se alista para iniciar su carrera de psicología. Siempre le han apasionado las artes y los espacios culturales. También la danza, la cual utiliza como mecanismo de comunicación y como base de la convivencia, la expresión y la construcción artística colectiva. Está convencido de que estos espacios generan buenos momentos a jóvenes que requieren fortalecer su autoestima para poder desarrollar sus destrezas y habilidades.
En el año 2017 participó en “Bogotá Líder”, una de las estrategias insignia de la Administración de Enrique Peñalosa, que busca fortalecer proyectos de las organizaciones sociales juveniles del Distrito  Capital, orientados a trabajar en beneficio de las comunidades, que contribuyan a la transformación positiva de realidades sociales y a la consolidación de la convivencia y la diversidad como ejes de paz.

Su proyecto fue beneficiado de la convocatoria Bogotá Líder del Instituto Distrital de la Participación, IDPAC, con el apoyo de la Organización de Estados Iberoamericanos, OEI.
El apoyo brindado consistió en un intercambio de experiencias en España, con el objetivo de fortalecer redes y hacer más sostenible su proyecto de aprendizaje de danzas para población con discapacidad. Durante una semana conoció a representantes de seis organizaciones pioneras en el tema de inclusión social a nivel mundial.
Rosemberg no sólo cumplió su sueño de demostrar que es un gran líder. También mostró no tener límites, porque logró volar en avión por primera vez y ver las nubes desde el cielo.
Por ahora quiere dejar huella en la sociedad y eliminar los prejuicios que limitan a las personas con discapacidad. Con su pareja de baile, Luz Marina, quien comparte esta pasión desde su silla de ruedas, logró contagiar con la danza, a más de uno, como alternativa para explorar los propios talentos. Con estos sueños cumplidos, Rosemberg sabe que en la participación está la clave para lograr un mejor futuro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *